La normalización del racismo: el olvido de Leonarda Dibrani

Leonarda tenía un horizonte de futuro. Valls y Hollande, dos machipayos, se lo destrozaron. Esto debería horrorizar a cualquier persona pero especialmente a las gentes sensibles, feministas, de izquierdas… pero no es así. Y no es así porque Leonarda es gitana y ustedes son payos. Eso es el antigitanismo y su normalización: que a nadie le importe Leonarda y que se “normalice” la relación con un racista.

La Tía Philomena Franz, superviviente del Samudaripén

“No abundan las personas  gitanas mayores. No. Desde hace años hay evidencia científica de que la esperanza media de vida de la población romaní es menor. Así que el mero hecho de encontrar a una gitanica con 95 años ya es motivo de alegría. Además, en el caso de la Tía Philomena se dan unas circunstancias que hacen de su vida un verdadero milagro.”

Las gitanas de Aragón también lucieron el bernó

En Aragón también las gitanas llevaban este prohibido traje. Por eso Jerónimo Vicente Vallejo Cósida (1516 – 5 de abril de 1592), un pintor, escultor, arquitecto y orfebre renacentista que trabajó en la provincia de Zaragoza pudo incluir en una de sus obras más reconocida, El nacimiento de San Juan Bautista, a una gitana y su bebé.

Por la Memoria Gitana

Rosa Cortés, de 27 años, natural de Velez-Rubio, Almería. Viuda de Ginés Fernández, gitano, fallecido a consecuencia de la Gran Redada. Fue capturada y trasladada en barco hasta Tortosa y desde allí caminando hasta Zaragoza. Donde el 18 de Enero de 1753 lideró una rebelión consistente en la fuga de cincuenta y tres mujeres.

Mi generación feminista

La lucha contra el racismo debe ser uno de los objetivos principales. El machismo, el racismo, la pobreza, la clase social… todo se intersecciona y nos afecta de distinta manera a cada una de nosotras, pero debemos tener claro que nos afecta a todas: a unas directamente y a otras de manera más indirecta.