Arif Heralić, el currante sonriente, icono del trabajador

Arif Heralić fue un trabajador, un currante, gitano yugoslavo que dedicó sus años de vida laboral a la fundición en el alto horno de Zenica (actualmente en Bosnia-Herzegovina). El Tío Arif formó parte de un grupo de obreros fotografiados en su lugar de trabajo entre los cuales su sonrisa iluminando su cara destacó sobre las demás y por eso se utilizó en los billetes del país durante dos décadas.