La normalización del racismo: el olvido de Leonarda Dibrani

Leonarda tenía un horizonte de futuro. Valls y Hollande, dos machipayos, se lo destrozaron. Esto debería horrorizar a cualquier persona pero especialmente a las gentes sensibles, feministas, de izquierdas… pero no es así. Y no es así porque Leonarda es gitana y ustedes son payos. Eso es el antigitanismo y su normalización: que a nadie le importe Leonarda y que se “normalice” la relación con un racista.

Por la Memoria Gitana

Rosa Cortés, de 27 años, natural de Velez-Rubio, Almería. Viuda de Ginés Fernández, gitano, fallecido a consecuencia de la Gran Redada. Fue capturada y trasladada en barco hasta Tortosa y desde allí caminando hasta Zaragoza. Donde el 18 de Enero de 1753 lideró una rebelión consistente en la fuga de cincuenta y tres mujeres.

Mi generación feminista

La lucha contra el racismo debe ser uno de los objetivos principales. El machismo, el racismo, la pobreza, la clase social… todo se intersecciona y nos afecta de distinta manera a cada una de nosotras, pero debemos tener claro que nos afecta a todas: a unas directamente y a otras de manera más indirecta.