Dos cuentos gitanos

El pasado día 5 de noviembre se celebró el Día Internacional de la Lengua Gitana y con tal motivo, durante este mes de noviembre vamos a ir publicando textos literarios en romanó como homenaje a nuestra querida lengua. Empezaremos con un par de cuentos tradicionales gitanos en los cuales la sagacidad gitana triunfa. Fueron recopilados por Marcel Courthiade quien los utilizaba como materiales de apoyo en sus clases de romanó. Sí, tuve la fortuna de aprender con él. Están escritos utilizando el alfabeto oficial aprobado en el IV Congreso Mundial Gitano (Varsovia, 1990) y la traducción es mía, libre y literaria que no literal, y he intentado que suene al español que hablamos los calós del centro peninsular.

00ddbe10-e7bb-4e40-bbc9-c5760efb86ee
Gitana con un niño (Joan Cardona i Lladós, Hacia 1929. Óleo sobre lienzo, 99 x 81 cm. Museo Nacional de Arte de Cataluña)

Xav marro, xal manθar, telal manθe xan ta opral manθe xan

Sas jekh rromni thaj laqo rrom sas ando phanlipen. Voj aćhili kòrkori pe tiknençar. Sar ka parvarel len? But pharo ondilo laqe birromesqo. Jekh dives maśkar e divesa, voj ustili, lila pe ćhavorres tiknes ta geli ki kris e dizǎqi te pućhel:

— Dikhen man cìra, rajalen barealen! Aćhilem kòrkori deśe ćhavençar ta bimaresqo. Keren manqe laćhipen, mukhen me rromes!

O baro e krisǎqo phendǎ laqe:

— Śun rromiene, te arakhes jekh pućhipen manqe sar te nasti dav tut lav mukhav te rromes.

Na 3andǎ i rromni so te pućhel, voj geli tar rovindor. Kaj ka arakhel asavo pućhipen? But 3anglo si o baro e krisǎqo! Vov ka arakhel o lav e pućhipnasqo!

Ko drom, i rromni nakhel jekh phurt ta beśel pesqe tele, khindi ta bokhali. O ćhavorro mangel ćući. Beśel pesqe i rromni, del ćući e ćhavorres ta xal pesqo marro. E pursuka, save peren ko pani, xan len e maćhe. Aven trujal laθe vi e ćirikla bokhale. I rromni, laćheilesqiri, del vi len cìrra marro. Vi xal, vi del ta o pućhipen arakhel.

3al palem i rromni ki kris ta pućhel e bares:

—Rajeana barea, so isi akava? Me xav marro, manθar xal, telal manθe xan ta upral manθe xan. So isi?

Na 3anel o baro raj e krisǎqo. I rromni del les o garavdo lav:

— Me som, rajeana: xav marro ki phurt ta dav ćući e ćhavorres: ov xal manθar. E maćhe xan telal manθe e pursuka so peren ta e ćirikla xan e pursuka so dav len. Ale o lav e pućhimasqo!

Dikhlǎs o baro raj e krisǎqo so i rromni si but godǎver ta na xoxavel. Lel e klidǎ ta putrel e rromesqe.

 

H0046-L03271269
Gitana con niño (Hermen Anglada i Camarasa, 1925, óleo sobre lienzo, 70 x 55 cm)

Como, comen de mí, debajo de mí comen y encima de mí comen

Érase una vez una calí cuyo ron estiñaba estardó. Vivía solica con sus chavorrillos. ¿Cómo darles de jayar? Esa era su única preocupación. Le resultaba muy difícil sin la ayuda de su maridico. Un día entre los días, se levantó, cogió al niño más pequeño y fue al juzgado a pedir que liberasen a su marío.

— ¡Mírenme un momento, grandes señores! Estoy solica en el mundo, con diez hijicos que mantener ¡Hagan el favor de soltar a mi marío!

El juez decano la escuchó y le dijo:

— Escucha gitanilla, si encuentras una adivinanza cuya respuesta yo ignore, liberaré a tu marido.

La gitanica no supo qué preguntarle y se marchó llorando ¿Dónde encontraré una adivinanza que el juez no sepa? ¡El juez decano es muy sabio! ¡Sabrá todas las respuestas! Estos eran sus pensamientos.

Por el camino de vuelta a casa, la gitanica pasó por un puente y se sentó allí ya que estaba cansaíca y hambrienta. También el bebé quería ya mamar. Se sentó, le dio de mamar al niño y mientras le daba de mamar, se comió un cachico de pan que llevaba. Las miguicas que caían al río se las comían los peces. Y a su alrededor se arremolinaban los pajaricos hambrientos. La gitanica, de buen corazón, les daba cachicos de pan también a ellos. Comía, daba de comer y la adivinanza así encontró.

Volvió al juzgado y le preguntó al juez decano:

— Gran señor ¿Qué significa esto? Como, comen de mí, debajo de mí comen y encima de mí comen ¿Qué es?

No supo contestar el juez decano. Y la gitanica le dijo la respuesta de aquel acertijo:

— Soy yo, señor: como en el puente mientras doy de mamar a mi bebé, él come de mí. Los peces comen debajo de mí las miguicas que caen al agua y los pájaros comen los trocicos de pan que les doy ¡Esta es la respuesta a la pregunta que le hice!

Comprendió entonces el juez decano que la gitanica era muy inteligente y que no mentía. Cogió las llaves y liberó al gitanico.

36982-original

O Rrom, o Phuro ta e duj pirǎ

Sas jekh Rrom deśe ćhavorrençar. Jekh dives maśkar e divesa, lesqi rromni phendǎ lesqe: Barǒn amare tikne, na resel vèke i piri tikni, trobal amenqe jekh bari. 3a kin jekh piri bareder.

Te 3al te kinel, śukar, numaj nane len love! Sar ka keren?

A sas vi jekh gavutno phuro, sas les jekh piri bari a ov kòrkoro beśel sas. Sar ka paruvel o Rrom e duj pirǎ?

Jekh dives 3al ko Phuro ta phenel lesqe: Śun Phureana, śaj te mukhes manqe 3i taśiàra ti bari piri, so aven manqe manuśa? Irinav la tuqe taśiàra javinaθe.

O Phuro, sosqe ma te del? Ka irinel o Rrom. Ov del i piri. O aver dives, anel o Rrom vi i tikni piri thaj phenel e Phuresqe: Dikh, Phurea, na mothodǎn manqe so ti piri sas khamni. Àke biandǎ ćhaves. Anav tuqe vi e daj vi e ćhaves…

O Phuro porǎvel pe jakha, ma na vakerel khanć. Sosqe ma te lel e duj pirǎ, bi lovenqo? Ta xoxavel e Rromes: Ćaćes –phenel-, bisterdǒm te phenav tuqe so si khamni. Sas la baro per. Śukar so biandǎ saste ćhaves…

Palo kurko, o Rrom 3al palem ko Phuro thaj rodèla lesθar palem i bari piri so aven lesqe manuśa. O Phuro del i bari piri so godisarel so palem ka bianel i piri… Àma, o aver dives, avel o Rrom ćuće vastençar ta phenel e Phuresqe: Oh Phureana, na mothodǎn so sas nasvali ti piri: irat muli!

O Phuro lel te kuśel: Sar? Muli mi piri? Xoxaves, nasti i piri te merel, nane manuś, na paćav tut, xoxaves man…

Àma, bre Phureana -irinel lesqe o Rrom-, paćàndilan so biandǎ sar na paćas akana so muli?

O Phuro la3àndilo ta na 3andǎ so te vakerel.

Gaja, o Rrom paruvdǎ e duj pirǎ bi pućhlo e Phures…

descarga
Gitano arreglando cacharros. 1892. Hungría. Foto de László Schabinszky

El gitano, el viejo y las dos ollas

Érase una vez un gitanico que terelaba diez chavorrós. Un día entre los días, su mujercica le penó: los niños se han hecho grandes y la pirí se nos ha quedado chinorreta. Necesitamos una olla grande. Ve a quinar una olla más barí.

Iría a comprarla pero ¡no tenía jalleres! ¿Qué hará entonces?

Al laíco había un vecino pureta que tenía una olla grande y vivía solo ¿Cómo cambiará el caló ambas ollas?

Un día fue a donde el viejo y le dijo: Escucha, viejito ¿podrías prestarme hasta mañana tu olla? Es que viene mi familia, sabes. Te la devolveré mañana por la mañana.

El viejo pensó ¿Por qué no prestarle la olla? Si me la devolverá mañana. Y le prestó la olla. Al día siguiente volvió el caló con la olla grande y la olla pequeña y le puchó al viejo: Mira, viejo, no me contaste que tu olla estaba embarazada. Ha parido. Aquí te traigo a la madre y a la hijita…

El viejo abrió sus ojos de par en par pero no dijo nada ¿Por qué no iba a coger las dos ollas si la pequeña le salía gratis?

Y mintió al gitano diciendo: Es cierto -le dijo-, olvidé decirte que estaba embarazada. Tenía una gran panza ¡Qué bien! que ha dado a luz una ollita sana…

A la semana siguiente, el caló chaló nuevamente a la quer del puró y le solicitó de nuevo su olla grande diciéndole que volvía a tener invitados. El viejo le prestó la gran olla pensando que nuevamente pariría… Pero al día siguiente el gitano apareció con las manos vacías y le dijo al viejo: ¡Oh! Viejito, no me dijiste que tu olla estaba enferma ¡anoche murió!

Entonces el viejo empezó a gritar: ¿Cómo? ¿Mi olla ha muerto? ¡Mientes! Las ollas no mueren, no son como las personas ¡No te creo! ¡Me engañas!

Pero, hombre -le contestó el gitano- ¡¿Creíste que había parido y ahora no te crees que haya muerto?!

El viejo, avergonzado, no supo qué decir y así el gitano consiguió cambiar las dos ollas pelo a pelo, es decir, sin pagarle un dinerillo de más.

aesza_03_bada_002
Expectantes (Márta Bada, 1994)
Anuncios